Dejemos atrás París, Bacaneros. Con todas sus luces o peculiaridades. Llegas a Venecia y te enfrentas con algunos prejuicios. Entra a esta nota para descubrir si tiene sentido visitar una ciudad única en el mundo. Acá entérate de los mitos y verdades de Venecia.


 #Conoce

Antes de embarcarte, seguramente algunos amigos, o la comunidad viajera en general te va a hacer la misma advertencia: Venecia es chica, clásica y única, pero sobre todo chica. Déjame decirte, que esa es una verdad universal. Podes pasar una semana en París o Madrid, rascando solamente la superficie, pero la ciudad que flota se explora de punta a punta en unas horas.

Otro punto a tener en cuenta es que el atractivo que la ciudad pueda ofrecer se ve opacado por la ola constante de turistas. Si charlas con un vendedor o un residente, ellos te lo dicen claro: “Venecia no tiene temporada baja”, así que prepárate para estar haciendo fila siempre. Además, para pagar precios inflados o estar constantemente peleando para moverte entre las islas.

Sobre todo, hay una sensación inevitable: Es una ciudad hecha a medida del público femenino, llena de boutiques, con marcas exclusivas predominantemente femeninas. Ojo, podes encontrar cosas para hombre, pero en general es una ciudad que apunta a la mujer consume.

¿Qué te quiero decir con esto? Venecia, tal vez no es el mejor destino para conocer si vas en plan de viaje solitario. Es sobre todo un lugar romántico ideado para parejas, hay toda una industria preparada para atender a los enamorados.



#Descubrí

La ciudad en si tiene su propio ritmo siempre y cuando sepas descubrirlo. Para hacer tal cosa debes alejarte del centro, olvídate de la Plaza San Marcos. La Venecia autentica está en los pasillos y pequeños puentes.

En ellos vas a descubrir como los locales viven su día a día, con un costo de vida menor al parisino, pero más alto que en el resto de Italia o Madrid. El veneciano es amable en general, pero tiene un ritmo apurado en general. Saben que tienen que vender a un público amplio en poco tiempo, no esperes el trato más personal del mundo.

De noche la ciudad presenta otra cara que hasta puede asustar si no estás acostumbrado. Al caer la tarde la gente de a poco se va yendo, desde turistas hasta locales. Venecia ruidosa pasa a ser la calma, un laberinto oscuro, solitario.

#Curiosidad

Una de las cosas interesantes y particulares de esta ciudad es la posibilidad de compartir una especie de “bondis” para trasladarte de una isla a la otra. Lo raro es que tanto en la parte continental como en las islas, los choferes le prestan poca atención al hecho de pagar o no el pasaje. El veneciano por costumbre no paga pasaje, se sube directamente


#¿Vale la visita?

Si, pero no por mucho tiempo. Es más, una parada que una estadía. Podes conseguir buenos precios, pero tenes que estar dispuesto a caminar. El consejo es asumir una actitud de relax, tomarse un rico Spitz con un buen calzone tradicional.



 



Los conoces, probablemente no sabías que se comían, o si lo sabias no te hubieras animado a probarlos, Veni a probar Escargot. ¿Sabes que sabor tiene un habitante de tu jardín cocinado a la francesa? Entra a esta nota y descubrí porque no hay que tenerle tanto miedo.



#Descubrí

Antes de volcarnos de lleno a la experiencia, aprendamos juntos como a alguien se le ocurrió cocinar este plato y transformarlo en uno de los platos emblema de la cocina francesa: Escargot es la palabra francesa, para llamar a los caracoles de tierra. Este peculiar plato se impuso en la región de Borgoña durante el siglo XIX. Con el avance de las industrias, se volvió cada vez más difícil encontrarlos. Existen varios tipos de caracoles aptos para el consumo humano.


Escargot


#Proba

Los conoces, cada vez que llueven salen para arruinarles el jardín a tu vieja. Probablemente si sos varón te resultaban fascinantes de chico, tanto cuidarlos, como en algunos casos pisarlos. Al contrario, si sos mujer seguro les tenías un poco de impresión.

En París uno de los platos más clásicos y difundidos es el Escargot. Estamos hablando de caracoles de pasto. Leíste bien, en una de las ciudades más sofisticadas del mundo entendieron que además de parecer desagradables funcionan bien salteados en manteca, con ajo y perejil. Preparados correctamente funcionan como pequeñas gemas de sabor en su caparazón, listas para darte una experiencia única.

  • Ahora bien, ¿Tienen mal sabor o huelen raro?

Te soy honesto, son preguntas que uno mismo se hace junto con ¿Por qué estoy haciendo esto? La verdad es que podés dejar los prejuicios, ya que tanto el ajo como el perejil tapan cualquier olor que pudiera hacerte dudar de probarlos. El sabor es un capítulo aparte, porque el sabor es muy a caracol, tal vez podría decirte la clásica tienen sabor a pollo, pero no. Tal vez el sabor que más se aproxima sea el de una albóndiga con una textura más gomosa y salada.


#¿Apto Sobremesa?

Si, siempre y cuando los consigas a buenos precios. Es fácil pecar de turista y pagar cualquier cantidad de euros por ellos. Un plato de seis caracoles debe salirte más o menos un euro por unidad.

En el bodegón clásico “Le Bouillon Chartier” te sirven el plato a ese precio como entrada, más una jarra de agua y una copa de vino de cortesía. Como siempre la recomendación es que si llegas a viajar no te quedes solo en los macarones, o los eclaires, anímate a probar otro excelente ejemplo de tradición culinaria francesa.


#Info

Le Bouillon Chartier



 



San Telmo sin dudas es un lugar que tenes que visitar. Acompañame en esta nota para descubrir una joyita porteña que te va a dejar muchos recuerdos y ganas de volver



#Conocé

San Telmo nace dentro de Capital Federal como un convento que nucleaba a una de las iglesias más grandes de Buenos Aires alrededor del año 1600. Desde ese momento hasta que estallo la fiebre amarilla en la ciudad fue uno de los barrios más exclusivos y patricios. Desde el punto de vista arquitectónico, es de los más tradicionales, ya que mantiene los ladrillos a la vista y los adoquines. Desde la feria hasta los mercados, es un lugar que respira a clásico.



#Descubrí

Hay una verdad que es innegable, este es uno de los barrios más trendy de la actualidad. Hay cierta fotografía que uno está acostumbrado a ver en San Telmo que va evolucionando, impulsada por una ola de foodies que van copando diferentes espacios tradicionales.

Hoy el gran mercado que era una joya por las antigüedades que ofrecía, va perdiendo espacio contra las nuevas propuestas gastronómicas (Saigón por ejemplo). Esto es al fin y al cabo un cambio necesario para mantener al barrio joven, nutrido de nuevos visitantes. Eso si, los sabores que podes descubrir por los diferentes recovecos, están a la altura de las circunstancias. Desde comida étnica o naturista, hasta panes y platos franceses. San Telmo como barrio, y el Mercado como centro del mismo, merecen una visita.

#Consejo

Hay dos formas de visitar San Telmo. Lo podes hacer tranqui, con tiempo y sin bardos, pero tenes que ir durante la semana, la ventaja es que vas a caminar sin pegarle a nadie, seguramente no tengas que hacer muchas colas para comer, pero vas a notar que esta todo medio muerto. Si queres vivir el verdadero ritmo del lugar, tenes que ir un sábado o mejor un domingo. Ahí explotan los shows de tango, los personajes únicos y esa magia que vuelve a este uno de los grandes sitios para divertirte y de paso comer rico



#¿Vale la visita?

Si no tenes planes y queres aprovechar el tiempo, San Telmo sin dudas puede darte respuestas. Si queres probar nuevos sabores, este es un buen lugar para empezar a coleccionarlos. Este barrio siempre tiene los brazos abiertos para recibir nuevas visitas.



¿Pensaste que conocías lo que era la comida asiática? Lamento desilusionarte, pero Saigon viene a romper este mito. Olvídate por una salida del sushi, los arrolladitos primavera y Chau Fan. Vamos a probar nuevos sabores.



#Descubrí

Saigón es el primer “noodle” bar que visito, está en el corazón de San Telmo y déjame decirte, con comida así dan ganas de seguir explorando esta tendencia en cocina. Podrás pensar que no es el más lujoso del mundo, pero la onda que tienen adentro es innegable. El bar nació a finales del 2016 y es atendido por Nacho, Juan, Humberto y José. Ellos sin dudas son la cara y el corazón de la comida, acompañados por un staff que en todo momento te hace sentir bienvenido.



#Proba

Te estarás preguntando ¿Qué comió para haber quedado así de feliz? La carta no es la más amplia del mundo, hacen pocas cosas, pero las hacen bien. Los sabores son interesantes y desafían tu paladar. Por un lado, probé el Banh MI, compuesto de cerdo laqueado, pickles caseros, cilantro y salsa de soja con pan vietnamita casero. Además, disfrute de un clásico vietnamita: El Pho Bo, una sopa de siete especias con carne en fetas, fideos finos de arroz y chiles puta pario, este es un plato que tranquilamente podrías comer en cualquier calle de la capital vietnamita.


#¿Apto Sobremesa?

¡Claro que sí! La combinación del ambiente, la buena onda y los sabores exóticos funcionan en armonía para hacerte sentir bienvenido. Vos podes encontrarte hablando con los chefs mientras cocinan, o compartiendo anécdotas con las camareras. Los platos son capaces de satisfacer tu apetito pero sin llenarte hasta la garganta. Combinación complicada de encontrar. Anímate a Saigon, rompe un poco con la rutina para tener tu primera experiencia asiática sin depender ni del sushi ni de los arrolladitos. Me lo vas a agradecer.

  • ¿Es caro? Esta en un rango medio de precios, pero por las porciones que te sirven vale la pena el costo.
  • ¿Vale la pena? Si te animas a explorar sabores exóticos sin dudas, aunque puede ser intimidante al principio vale la experiencia,


#Info:

Saigón Noodle Bar

  • Bolívar 986, San Telmo, Capital Federal
  • Horarios: martes de 19:00 a 00:00. De miércoles a domingos de 12:00 a 17:00 y de 19:00 a 00:00. lunes cerrado.
  • Precios: $$


 



Seamos honestos, vivimos en una era donde las hamburgueserías tomaron un lugar central en la gastronomía nacional. Acompáñame a descubrir Olika, uno de los primeros lugares que mostraron una nueva manera de comer.



#Descubrí:

Es verdad, existen momentos y lugares que a la larga determinan al sujeto. Pensalo por un momento, al final del día somos eso. Simplemente la suma de las experiencias que nos animamos a vivir desde que nos levantamos hasta irnos a dormir. Visitar Olika en Lomas de Zamora es una nueva variante de comida que puede cambiar para siempre las ideas preconcebidas que tenes sobre lo que significan las hamburguesas.

Idea traída desde Barcelona (Ver el caso de Bacoa), este restaurante ya tiene cinco años en la escena gastronómica del conurbano, escritores ya decretaron que es una de las mejores experiencias que podés tener, y sin dudas lo es.

Desde el vamos, Olika propone la idea de que las comidas se comparten, ir a comer afuera, según esta filosofía es un evento social, ergo, las mesas van compartidas. Estos detalles son los que a la larga hacen que un simple restaurante de hamburguesas sea capaz de revolucionar los preconceptos sobre lo que consideramos fast food. Hasta las papas bravas con su doble cocción revolucionan algo tan simple como es el acompañamiento.

El local tal vez no es el mas grande del mundo, pero sin dudas no necesita demasiado para hacerte sentir bienvenido. Acá te demuestran que a veces lo minimalista va un largo camino, en especial cuando tu comida habla por vos. El concepto fue traído por Dalmacio y Cecilia, ¿la idea? Simple, comida rica, hecha en el momento, a partir de productos de calidad.



#Proba

En lo personal, sabe que hay una cierta parcialidad hacia las comidas entre panes o enrolladas en fajitas. Acá se animan a proponer diferentes tipos de hamburguesas con 5 tipos de panes diferentes. Desde clásicos con semillas de sésamo encima, hasta algunos más experimentales tales como la ciabatta o el de pretzel. Los sabores pueden llevarte alrededor del mundo en cada bocado. Aunque las combinaciones son limitadas, podes pasar un buen rato descubriéndolas.

Las hamburguesas de este lugar siempre son frescas, abundantes y por de mas sabrosas. Encontrar este combo hoy a buen precio, con la cantidad de cadenas que hay, sábelo que es bastante difícil. ¿Cómo sabes que el lugar es bueno? Simple, las mesas siempre están ocupadas. Durante la semana, en especial los sábados y domingos, sabe que a veces hay demora, pero las hamburguesas lo valen.

Podes elegir cualquiera, o déjame recomendarte la clásica (Lechuga, tomates, queso y pepinos). En principio son sabores que conoces, pero en su conjunto, no tenes idea como pueden funcionar juntos. Tal vez, este es uno de los grandes puntos a favor de Olika, donde el desafío a tu paladar esta siempre al orden del día.


#¿Apto sobremesa?

Este restaurante sin dudas, es una de las mejores opciones para salir a comer dentro de la zona sur. Esto tómalo como un consejo en general: Siempre que vayas a comer a un lugar nuevo, mira que tan ocupado esta, eso puede ser un buen termómetro sobre la calidad de lo que se sirve. Olika es prueba de eso.

  • ¿Es caro? Dentro de la oferta de hamburgueserias y por el producto que se sirve, los precios son convenientes
  • ¿Vale la pena? Simplemente sabe que es acá vas a marcar un antes y después sobre lo que sabes de hamburguesas.

#Info:

Olika Premium Burgers

  • Italia 526, Lomas de Zamora, Buenos Aires
  • Horarios: Domingos a Jueves de 12:30 a 15:30 y de 20:30 a 23:30. Viernes y Sabados de 12:30 a 15:30 y de 20:30 a 00:00
  • Precios: $$ (1/2)




A veces, como en el caso de Florentin, los grandes sabores se ocultan a plena vista. Seguinos a descubrir a este “Wally” frente al Cementerio de la Recoleta, donde tranquilamente podes empezar a descubrir los sabores del Medio Oriente



#Descubrí

Eso es tal vez lo que tienen de ventaja/desventaja las grandes ciudades. En las metrópolis es tan fácil encontrar un nuevo sabor, tan simple como pasarlo de largo. Es una realidad a la que te enfrentas cada vez que digas: “Hoy quiero comer algo nuevo”.Florentin juega con esa peculiaridad.

Porque te lo encontras sin buscarlo, pero si estas distraído con la cabeza en otra, lo pasas de largo. Debes tener en cuenta que la zona de Recoleta tiene una propuesta gastronómica abundante, pero sobre todas las cosas, bastante cara. Hay que reconocerlo, es un lugar hipster, lleno de jóvenes buscando las selfies perfectas.  No es fácil convivir con eso. Pero los sabores lo valen, sin lugar a dudas.

¿Cómo saber cuándo llegaste? Camina por la calle de la Biela, uno de los bares clásicos del ambiente porteño, a unos metros vas a ver una gran pared de color celeste con una ventana, así de simple, nada más que eso. Donde con una buena idea y sabores innovadores, atrevidos podés tener tu introducción tanto a la comida judía como a los sabores de medio oriente.



#Proba

Si te sentís aventurero, anímate a los kofas de carne en pan pita, con papas fritas caseras. Tene en cuenta que vas a ser sorprendido por una mágica combinación de sabores, desde la carne perfectamente sazonada, pasando por la salsa de yogurt, el repollo en vinagre, el tahini (pasta de sésamo) o la salsa de morrones asados. Este combo va a demostrarte que no necesitas más que un par de mesas e imaginación para servir comida que lleve a tu paladar en viaje único. Probablemente desconocido hasta el momento.

Es para destacar las opciones de combos que ofrecen. Porque la comida es abundante, de esas porciones que no temen ensuciarte la cara con cada bocado. Y tal vez ese sea uno de los grandes placeres que tiene la salida a comer, esa capacidad de provocar en cada bocado una nueva sensación, mostrándole a tu paladar nuevos horizontes


#¿Apto Sobremesa?

Sin dudas, aunque no sé si la idea es la “sobre mesa” tradicional, tranquilamente podés compartir un rato agradable con amigos o novia probando sabores desconocidos para el argentino promedio. Porque, en Florentín, la comida es rica, abundante y a buen precio.

Además la atención es cálida, los precios más que convenientes y la comida sabrosa. Es ideal para esos mediodías bajoneros pre o post visita al cementerio o al Centro Cultural Recoleta.

  • ¿Es caro? No, tiene precios super competitivos pensando que esta localizado en el corazón de la Recoleta.
  • ¿Vale la pena? Si estas interesado en ampliar el abanico de sabores que conoces, sin lugar a dudas.

#Info

Florentin 

  • Junin 1795, Recoleta (frente al Cementerio de la Recoleta), Capital Federal
  • Horarios: Domingo a Jueves, de 12:00 a 23:00. Viernes de 12:00 a 06:00 y sábados de 12:00 a 01:00
  • Precios: $$