tt ads


Dejemos atrás París, Bacaneros. Con todas sus luces o peculiaridades. Llegas a Venecia y te enfrentas con algunos prejuicios. Entra a esta nota para descubrir si tiene sentido visitar una ciudad única en el mundo. Acá entérate de los mitos y verdades de Venecia.


 #Conoce

Antes de embarcarte, seguramente algunos amigos, o la comunidad viajera en general te va a hacer la misma advertencia: Venecia es chica, clásica y única, pero sobre todo chica. Déjame decirte, que esa es una verdad universal. Podes pasar una semana en París o Madrid, rascando solamente la superficie, pero la ciudad que flota se explora de punta a punta en unas horas.

Otro punto a tener en cuenta es que el atractivo que la ciudad pueda ofrecer se ve opacado por la ola constante de turistas. Si charlas con un vendedor o un residente, ellos te lo dicen claro: “Venecia no tiene temporada baja”, así que prepárate para estar haciendo fila siempre. Además, para pagar precios inflados o estar constantemente peleando para moverte entre las islas.

Sobre todo, hay una sensación inevitable: Es una ciudad hecha a medida del público femenino, llena de boutiques, con marcas exclusivas predominantemente femeninas. Ojo, podes encontrar cosas para hombre, pero en general es una ciudad que apunta a la mujer consume.

¿Qué te quiero decir con esto? Venecia, tal vez no es el mejor destino para conocer si vas en plan de viaje solitario. Es sobre todo un lugar romántico ideado para parejas, hay toda una industria preparada para atender a los enamorados.



#Descubrí

La ciudad en si tiene su propio ritmo siempre y cuando sepas descubrirlo. Para hacer tal cosa debes alejarte del centro, olvídate de la Plaza San Marcos. La Venecia autentica está en los pasillos y pequeños puentes.

En ellos vas a descubrir como los locales viven su día a día, con un costo de vida menor al parisino, pero más alto que en el resto de Italia o Madrid. El veneciano es amable en general, pero tiene un ritmo apurado en general. Saben que tienen que vender a un público amplio en poco tiempo, no esperes el trato más personal del mundo.

De noche la ciudad presenta otra cara que hasta puede asustar si no estás acostumbrado. Al caer la tarde la gente de a poco se va yendo, desde turistas hasta locales. Venecia ruidosa pasa a ser la calma, un laberinto oscuro, solitario.

#Curiosidad

Una de las cosas interesantes y particulares de esta ciudad es la posibilidad de compartir una especie de “bondis” para trasladarte de una isla a la otra. Lo raro es que tanto en la parte continental como en las islas, los choferes le prestan poca atención al hecho de pagar o no el pasaje. El veneciano por costumbre no paga pasaje, se sube directamente


#¿Vale la visita?

Si, pero no por mucho tiempo. Es más, una parada que una estadía. Podes conseguir buenos precios, pero tenes que estar dispuesto a caminar. El consejo es asumir una actitud de relax, tomarse un rico Spitz con un buen calzone tradicional.



 

tt ads